La cocina y alimentación holística

cocina holistica

Focalizada en el consumo de alimentos sanos, siendo esta una de gran importancia ya que también incluye otros aspectos de la vida como son el desarrollo de la espiritualidad, el cuidado físico y emocional, se encuentra la cocina holística, que tiene la finalidad de que quienes la han adoptado como parte de su vida obtengan y gocen de una buena salud.

¿De qué trata la cocina holística?

La nutrición holística contempla la inclusión de ingredientes 100% naturales de procedencia orgánica, el consumo de alimentos tratados de forma natural con el propósito de tratar afecciones de salud crónicas.

Los alimentos que se consumen en la gastronomía holística, tienen el firme propósito de aportar tanto nutrientes como la energía que necesitamos para que nuestro cuerpo realice sus funciones de forma adecuada aportando los nutrientes requeridos y tan necesarios para la constante función regenerativa de la sangre, músculos, huesos y grasa.

Una alimentación holística completa, requiere de la presencia de carbohidratos, proteínas y grasas que forman parte de los macronutrientes, junto con la presencia de las vitaminas y los minerales, en conjunto se constituyen en agentes de equilibrio dentro de una dieta que se precie de ser balanceada y contribuyen a que nuestro cuerpo funcione correctamente.

Un punto importante a considerar, que se agradece a la cocina holística y además es avalado por profesionales de la acupuntura, de la nutrición, herbolarios y quiroprácticos es el hecho de que quienes se alimentan bajo este concepto gastronómico son capaces de sanar sus enfermedades de forma natural sin necesidad de consumir medicamentos. Obviamente siguiendo estrictamente sus lineamientos y bajo la tutela de un profesional.

¿Por qué bajo la tutela de un profesional?

Para lograr un equilibrio en el consumo de las proteínas, vitaminas y los nutrientes que complementan una dieta sana es necesario asesorarse con un nutricionista quien determinará las necesidades de nutrición y aporte energético individuales derivadas de una evaluación previa al paciente.

Una vez determinados los requerimientos del individuo y si nos apegamos estrictamente a las indicaciones nuestro cuerpo será capaz de prevenir problemas de salud, entre ellos la obesidad, la diabetes, cáncer, etc.

Para quienes practican las artes de la cocina holística, la clasificación de los alimentos por sus colores y el conocimiento de sus propiedades son esenciales para la preparación de las comidas.

Los de color blanco, como la cebolla y el ajo contribuyen a combatir la hipertensión, la pérdida de masa ósea y bajar el colesterol.

Los de color naranja, mantienen la salud visual, contribuyen a mantener la piel saludable, aumenta las defensas del cuerpo, combate las afecciones cardiacas, la artritis, previene los ataques cerebrovasculares y entre ellos tenemos la zanahoria, la naranja y la calabaza.

Azules y morados, como la col morada, la uva, los higos, las ciruelas, frijoles contribuyen a mejorar la memoria, previenen el envejecimiento prematuro y combaten las enfermedades cardiovasculares.

Alimentos verdes y amarillos, son importantes para combatir la degeneración macular (enfermedad del ojo), el cáncer de pulmón y el Alzheimer, la acelga, espinaca, arvejas, aguacate, maíz, lechuga, calabacín, coles y soja.

Los rojos, tales como las fresas, mora, tomate, sandía y rábano previenen el reuma, daño celular, cáncer de mama, artritis y colesterol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*