Una introducción a la cocina italiana

comida italiana

A quien no le gusta la comida italiana, yo creo que a todo el mundo, pero debemos de saber que este tipo de comida es algo más que solo una pizza y espaguetis, ya que esta cocina utiliza una enorme variedad de ingredientes, así como sabores para probar en la intimidad de tu casa.

Seguro que más de una vez habrás soñado con bañarte en una playa del Mediterráneo, sobretodo en un día de sol y después de tomar un buen vino con una pasta que no parece tener fin. No todos podemos cumplir ese sueño, pero sí te puedes deleitar de los sabores de Italia en el momento que así lo quieras.

Puedes recrear la bella Toscana o la imperial Roma con tan solo añadir unos cuantos ingredientes a tu cocina.

Podemos decir que la cocina italiana tiene una cierta textura, pudiendo utilizar toda la paleta de sabores posibles al paladar. Disfrutar de un buen plato italiano tiene que ser una experiencia culinaria vivencial, más que intelectual.

La comida italiana es emocional, divertida y romántica.

A todos nos fascinan las albóndigas y el pollo a la parmesana, pero deberías de saber de dónde viene este delicioso plato, ya que es interesante saber que los inmigrantes italianos que llegaron a América enriquecieran aún más el arte culinario.

Antes no había la posibilidad de tener cuando se quisiese el aceite de oliva, el jamón o los balsámicos, así que tuvieron que adaptarse a los ingredientes que tenían a mano, utilizando una mayor variedad de carnes, embutidos y el ajo.

La cocina italiana se enriqueció, pero no es la misma cocina tradicional europea que podemos encontrar en la península.   

Si vas a disfrutar de un buen plato de comida italiana, debes saborear los productos y no pensar en la cantidad de calorías y proteínas que consumes. La primera entrada de todo plato tiene que ser un buen antipasti, en el que predominen diversos vegetales combinados con embutidos como el jamón y la capichola.

Después te llevarán una pequeña ración de pasta acompañado con una proteína, como pudiera ser una pierna de cordero. 

Cada plato da lugar a otros que son de básica preparación, pero que resaltan diversos sabores. Muchos platos se basan en la estación del año o sencillamente se guían según la localidad donde lo consumas. Eso sí, nunca puede faltar el aceite de oliva, puesto que este es usado para todos los procesos que van desde estofar, freír o asar.

plato italianoLas verduras son protagonistas de estos platos, ya que a los italianos les gustan los vegetales de intensos verdes. El vinagre balsámico es otro elemento esencial muy privilegiado en la mesa y los quesos reclaman su lugar preferencial, siendo los quesos maduros, grasos y aliñados, la especialidad de los italianos.

En cualquier supermercado del mundo es posible conseguir estos ingredientes básicos.

La comida italiana es una explosión de colores y sabores que impacta en cada uno de nuestros sentidos. Es una cocina muy internacional y la favorita de muchos comensales.

Finalmente, no olvides acompañar con una buena botella de vino cada uno de estos deliciosos platos. El vino marca aún más los sabores en tu paladar, por eso no puede faltar el recomendado por el chef o algún vino de probada calidad.

¡Espero que tengas buen apetito!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *