Cómo funciona un chaleco salvavidas

niños pequeños con chaleco

Contar con un chaleco salvavidas podría llegar a suponer la diferencia entre vivir y morir al estar dentro del agua, y si bien en el mercado actual es posible encontrar varios tipos, lo cierto es que tiene un propósito en común, el cual consiste en ayudar a las personas a mantenerse a flote al encontrarse en el agua.

Así, al entrar en contacto con el agua, los chalecos hacen que las personas se coloquen de forma automática boca arriba, logrando de esta manera que tanto su boca como su nariz se mantengan lejos del agua, reduciendo el peligro de ahogamiento, algo esencial en caso de caer inconsciente al agua por alguna razón. Pero para entender realmente cómo funciona un chaleco salvavidas, continúa leyendo.

¿Qué son los chalecos salvavidas?

Los chalecos salvavidas se caracterizan por ser una prenda especialmente diseñada con el propósito de mantener el cuerpo de los usuarios sobre la superficie del agua, principalmente su cabeza, el cual suele ser utilizada sobre todo dentro de piscinas, lagos, ríos, y por supuesto en los océanos.

Cabe mencionar que si bien este término abarca cualquier clase de prenda creada con esta misma finalidad, incluyendo no solo los tradicionales chalecos salvavidas, sino también los trajes de supervivencia, este post se enfoca especialmente en las prendas populares más conocidas, los chalecos salvavidas que se usan en la parte superior del cuerpo.

¿De qué manera funcionan los chalecos salvavidas?

Al hablar de chalecos salvavidas, suele ser común que las personas piensen que únicamente existen esos de color naranja que destacan por ser grandes y voluminosos, sin embargo y como ya se ha mencionado, no es así.

De hecho, existen diversas clases de dispositivos de flotación entre los cuales elegir, pero la verdadera duda en torno a estas prendas suele ser cómo funcionan, es decir, cómo al ser algo tan simple y ligero tienen la capacidad de hacer que una persona se mantenga flote.

Por eso, a continuación se explican varios aspectos que permiten comprender cómo funciona un chaleco salvavidas:

El principio de Arquímedes

El principio de Arquímedes implica que cuando algún cuerpo entra dentro del agua, el mismo suele moverse o desplazarse alrededor del agua dependiendo de su peso.

Y es que Arquímedes llegó a descubrir que el agua tiene la capacidad de ejercer contra el cuerpo un empuje hacia arriba, el cual tendrá una fuerza igual o menor al peso que tiene el agua que desplaza.

La densidad

La cantidad de agua desplazada se encuentra determinada por el peso del cuerpo. Ahora bien, hay que decir que la densidad se refiere a la medida de masa que existe en un cuerpo con relación a su volumen.

Así, por ejemplo, aunque una pelota de playa y una bola de bolos podrían contar con un mismo volumen, lo cierto es que esta última tiene un mayor peso, y también es más densa que la primera.

De este modo, si una bola de bolos, pesada y sólida cae dentro del agua, esta suele empujarla verticalmente con una fuerza igual al peso que posee el agua que desplazó; pero al tener un peso mayor que el agua que desplazó o “esparció”, terminará por hundirse.

Al contrario, al tener un menor peso que el agua desplazada gracias al aire que hay en su interior, la pelota de playa solo desplazará poca agua, y la fuerza de flotación generada desde abajo permitirá que se mantenga a flote.

Así, aquellos cuerpos u objetos que solamente desplazan una cantidad de agua que es igual o menor a su peso, tienen la capacidad de flotar al lograr recibir una presión ascendente por parte del agua.

La flotabilidad

Se refiere a la fuerza ascendente que se requiere por parte del agua para poder permanecer sobre la superficie, además, es medida a través del peso.

De modo que se puede decir que las fuerzas flotantes consisten en el motivo por el cual las personas suelen sentirse más ligeras al encontrarse dentro del agua, ya sea en una piscina, en el mar, o incluso en una bañera.

El cuerpo humano se encuentra principalmente formado por agua, razón por la cual las personas poseen una densidad similar a la que tiene el agua, por este motivo una persona promedio requiere de unas 7-12 libras de flotabilidad extra con el fin de poder flotar, y los chalecos salvavidas proporcionan esa flotabilidad extra.

El material de los chalecos salvavidas

Por lo general, la parte exterior de los chalecos salvavidas está creada con materiales como vinilo o nylon, mientras que su interior está diseñado de tal manera que logra contener el aire al encontrarse sumergido.

Ese aire tiene un peso menor en comparación con el peso que tiene el agua desplazada, razón por la cual el agua ejerce una fuerza de empuje directamente hacia el chaleco empujándolo a la superficie, al mismo tiempo que el chaleco empuja hacia abajo, y eso es precisamente lo que permite que los chalecos salvavidas puedan mantenerse flotando.

Ahora bien, para terminar, es apropiado señalar que dentro del mercado actual es posible conseguir diversas clases de chalecos salvavidas, los cuales se inflan a través de una cápsula de gas de dióxido de carbono, que está adherida a cada prenda.

Su mecanismo de acción resulta bastante simple y después de activarlo, el gas es liberado logrando así llenar por completo el espacio interior del chaleco, e incluso también existen modelos que se activan automáticamente al sumergirse dentro del agua.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *