Pasos a seguir para curar su plancha de cocinar

curar plancha electrica

La plancha de cocina es un electrodoméstico que permite cocinar de forma saludable y deliciosa al mismo tiempo, desde carnes, pescados, vegetales hasta panqueques, gracias a la superficie que ofrece.

Sin embargo, para aprovechar al máximo sus beneficios, es necesario curar la plancha de cocina, para evitar que los alimentos se adhieran a la superficie, ya sea que tengamos una plancha de gas o una plancha eléctrica (o «plancha électrique» como dirían los franceses, mercado que más consume este tipo de producto).

¿Cómo curar la plancha?

El proceso de curado de la plancha de cocina se entiende como la creación de una película antiadherente en la superficie del acero de la plancha, de esta manera se protege la placa y los alimentos no se pegarán en la superficie.

El proceso requiere de diferentes elementos para completarse, como dos toallas limpias, una seca y otra húmeda, ½ litro de aceite vegetal, sal gruesa y 5 cebollas cortadas en juliana.

Para curar la plancha de cocina, se deben seguir los siguientes pasos recomendados por expertos cocineros.

1.      Primer paso

Para iniciar el proceso de curado, es necesario que la planta esté fría. La toalla húmeda se pasa por la superficie para eliminar cualquier impureza y suciedad que pueda afectar su curado.

Es importante limpiar cada una de las esquinas de la plancha, incluyendo los laterales, tanto por dentro como por fuera.

2.      Segundo paso

Ahora toca calentar la plancha entre unos 10 a 15 minutos, manteniendo el fuego en alto.

En este punto, el color del acero de la placa adquirirá un tono diferente. Se trata de un paso bastante importante, por lo que se debe asegurar el calentado correcto de la plancha antes de seguir.

3.      Tercer paso

Lo siguiente es aplicar el aceite en la placa, esparciendo por toda la superficie hasta cubrirla en su totalidad. Usando la toalla seca y unas pinzas de cocina, para evitar quemarse, se extiende el aceite por la plancha, cubriendo hasta las esquinas y los laterales.

Después de consumirse el aceite, se debe repetir el mismo paso unas cinco veces, de esta manera hay mayores garantías de que la superficie adquiera la anti-adherencia correcta para cocinar los alimentos.

4.      Cuarto paso

Al terminar de aplicar la última película de aceite, se coloca un puñado de sal gruesa en la superficie de la placa. Hay que extenderla y frotarla por toda la plancha durante varios minutos, después se retira el sobrante.

5.      Quinto paso

Con el paso anterior, se completa el proceso de curado de la plancha de cocina. Sin embargo, este paso sirve para dar el toque final a todo el proceso, mejorando los resultados finales.

Las cebollas cortadas en julianas se deben cocinar en la plancha, sin dejar que se consuma, después se retiran y desechan. Las propiedades desinfectantes de las cebollas permiten que la superficie adquiera el toque perfecto para el proceso de curación.

Después de cocinar las cebollas, se deja enfriar la plancha de cocina, limpiando con una toalla húmeda. Se repite el proceso de aplicar aceite, esta vez con un papel absorbente de cocina, luego se retira el exceso.

¿Por qué es importante el proceso de curado?

El principal motivo de curar la plancha de cocina es crear esa capa antiadherente en la superficie de la placa. Esto permite cocinar los alimentos sin tener que preocuparse de que se peguen, lo cual daña la preparación y deja una plancha siempre sucia, con excesos en restos de alimentos.

De igual manera, el acero con el cual se fabrica la plancha puede contener impurezas, estas deben eliminarse antes de usarse, de lo contrario se adhieren a los alimentos, aumentando el riesgo de consumir sustancias tóxicas para el cuerpo.

El proceso de curado es capaz de proteger a la plancha de cocina de los efectos de la corrosión. Gracias a esto, se alarga su vida útil y funcionalidad, reduciendo la aparición del óxido en su superficie o laterales.

Un error frecuente de las personas es creer que con el paso del tiempo, la capa antiadherente se creará por sí sola, sin tener que curar la plancha. Por lo tanto, es necesario seguir los pasos antes descritos para que la plancha de cocina dure por muchos años y cocine los alimentos a la perfección.

Recomendaciones para su uso

Hay varias recomendaciones de expertos que permiten a las personas aprovechar todos los beneficios de la plancha de cocina.

El más común es aplicar una capa de aceite cuando se calienta a fuego alto, antes de colocar cualquier alimento. Esto ayudará a que conserve su capa antiadherente y logrará que los alimentos se doren con más facilidad.

Para su correcta limpieza, se pueden usar productos desengrasantes especiales para la plancha, o bien, desengrasantes naturales como el limón o el vinagre blanco. Es necesario utilizar estos productos, así como retirarlos de la forma correcta, para evitar contaminar los alimentos a preparar en otras ocasiones.

La limpieza de la plancha de cocina es fundamental, de lo contrario los restos de comida, la suciedad y la grasa, evitarán que los alimentos se cocinen de la forma correcta.

También se alarga la vida útil de la plancha, ya que se evita la formación del óxido en la superficie de la placa. El secado después de su lavado es fundamental para evitar este problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *