¿Cómo conseguir los dientes más blancos?

dientes-blancos

Una sonrisa blanca es capaz de realzar cualquier rostro, por eso, es importante que aprendas varios trucos para mantener los dientes blancos. Y es que el paso del tiempo, la alimentación y en ocasiones una mala higiene bucal, perjudican el esmalte, provocando que pierdan su característico color blanco.

Para conseguir una sonrisa blanca que te ayude a sentir más seguridad y confianza a corto y largo plazo, debes dedicar tiempo y cuidados específicos.

Consejos para tener dientes blancos

Hay varias maneras de conseguir que los dientes adquieran un color blanco, en caso de que su aspecto sea amarillento, para así recuperar la estética dental y conseguir una sonrisa más atractiva.

Los siguientes consejos los puedes aplicar en cualquier momento, aunque es importante visitar al dentista cada seis meses o una vez al año como mínimo, para que el cuidado dental sea el más adecuado.

Mejora la limpieza bucal

La manera más efectiva de eliminar el sarro y la placa de los dientes es con la limpieza bucal, tanto la diaria como la profesional, y es que el sarro y la placa son los principales causantes de ese tono amarillento en los dientes. Esto por causa de la película adherente que se forma encima de ellos.

dientes-blancos

Debes mejorar la limpieza bucal, cambiando el cepillo de dientes con frecuencia para que las cerdas sean capaces de ayudar con la eliminación de la placa de los dientes, así como de los residuos de comida.

También puedes incluir en la limpieza dental diaria el enjuague bucal, la formulación del producto es capaz de eliminar la placa y el sarro de los dientes, aparte de mejorar la limpieza de la dentadura.

Cuando visites al profesional, realizará varios trabajos de limpieza que aseguran unos dientes más blancos.

Evita el cepillado agresivo

Un cepillado agresivo no ayuda a que los dientes se mantengan más blancos. Todo lo contrario, perjudica al esmalte, provocando que los dientes adquieran el tono amarillo con más facilidad.

Vigila que las cerdas del cepillo dente no apliquen mucha fuerza sobre los dientes, así como asegurar que estén en buen estado para que la limpieza sea óptima.

Evita los alimentos que manchan los dientes

En tu alimentación, existen varios alimentos que terminan por manchar los dientes cuando los masticas, cambiando su coloración natural. Los más usuales son el café, los vinos, tanto tinto como blanco, y el té.

Sin embargo, hay otros alimentos y productos que también manchan los dientes durante su consumo, como el limón o la naranja por ser alimentos ácidos. En esta lista puedes incluir las verduras y frutas de colores intensos, como la remolacha o las frambuesas.

dientes-blancos

Los productos como bebidas energéticas y los refrescos carbonatados son capaces de manchar los dientes, incluso de afectar la salud bucodental en general, por lo que debes reducir su consumo.

A la hora de comer, evita consumir estos alimentos en grandes cantidades o con mucha frecuencia, de esta manera reduces la decoloración de los dientes. Además, después de cada comida debes limpiar bien los dientes para disminuir sus efectos sobre la dentadura.

Consumen alimentos que blanquean

Contrario al consejo anterior, puedes consumir alimentos que ayudan a blanquear los dientes de diferentes maneras. La coliflor y el brócoli son alimentos que requieren de mucha masticación, aumentando la segregación de saliva, la cual funciona como un limpiador natural para los dientes.

Las fresas y manzanas son frutas que tampoco deben faltar en el régimen alimenticio. Con las primeras aprovechas una enzima que blanquea los dientes y con la segunda, limpias la dentadura mientras las masticas.

Los productos lácteos cuentan con ácido láctico, el cual blanquea los dientes y fortalece su esmalte. Incluso puedes comer apio para tener dientes blancos y encías más saludables.

No uses remedios caseros

Hay muchos remedios caseros que te aseguran un blanqueamiento efectivo de los dientes. En la mayoría de los casos, estas soluciones caseras son realizadas por personas que no tienen conocimiento sobre este proceso.

Son productos blanqueadores no homologados, por lo que no tienes seguridad o garantías de que funcionarán. Incluso pueden provocar daños en la dentadura, dado que usan químicos que blanquean los dientes, pero afectan el esmalte y exponen la dentina.

Si esto ocurre, el daño en las piezas dentales es irreversible, lo que requiere de una intervención profesional.

Un tratamiento efectivo

El blanqueamiento dental es un tratamiento efectivo, seguro y rápido que facilita la recuperación del tono blanco de los dientes. El proceso debe ser realizado por un profesional que cuenta con la experiencia y las herramientas adecuadas para obtener excelentes resultados.

Por medio de este tratamiento consigues un tono blanco muy natural. Gracias a esto, consigues una sonrisa más atractiva y bonita, sin que parezca artificial.

Cuando los dientes son más blancos, aumenta la autoestima, la confianza, y te sientes más atractivo. Mejorando tu apariencia puedes sentirte más a gusto contigo mismo y con más capacidad a la hora de socializar.

El blanqueamiento dental no daña las piezas dentales con su aplicación. El proceso revierte las manchas en los dientes, sin producir sensibilidad dental cuando comas alimentos fríos o calientes.

Lo importante es realizar el tratamiento con un profesional que garantice un procedimiento seguro y eficiente.

Es normal que con el paso del tiempo y por la alimentación los dientes se manchen, así que puedes usarlo cuando quieras para tratar de mantenerlos lo más blanco posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.